Este artículo también está disponible en: Inglés

La Península de Azuero es una península grande en el sur de Panamá, rodeada por el Océano Pacífico. Este área es parte del llamado “Arco Seco” de Panamá y ofrece el mejor clima de todo el país: seco y soleado con muy poca lluvia durante todo el año.

La Península de Azuero – con excepción de las ciudades en rápido desarrollo como Chitré y Las Tablas – se siente aislada del moderno Panamá, congelada en el pasado idílico con mucho encanto y belleza natural. Las tierras de la península incluyen pequeñas colinas con vegetación de sabana semi-árida, ríos fértiles y pantanos litorales ofreciendo así muchas oportunidades para el turismo cultural, ecológico y de aventura. La Península de Azuero era una de las primeras regiones de Panamá en poblarse hace más de 10,000 años y el área en el norte de Azuero se cultuvó miles de años antes de la llegada de los conquistadores españoles.

Los pueblitos coloniales de Azuero son la cuna de las tradiciones folclóricas de Panamá – bellos vestidos tradicionales como la impresionante Pollera, y artesanías como cerámicas basadas en diseños precolombinos son originarias de Azuero y hasta el día de hoy se producen artesanalmente aquí. Lo mismo también con varias tradiciones musicales y literarias. Incluso la bebida nacional de Panamá – un licor de caña conocido como “Seco”, se produce en Azuero

En las playas pacíficas de Azuero todavía es posible encontrar un paraíso desierto a la orilla del mar. Las playas son anchas y largas, las aguas llenas de peces grandes y en algunos lugares con muchos corales. Varios lugares en la Península de Azuero se consideran entre los mejores destinos para surfear a nivel mundial.

Isla Cañas, en la costa sur de Azuero, es el lugar más importante para el desove de las tortugas marinas en toda la costa pacifica de Panamá: miles y miles de tortugas llegan todos los años a poner sus huevos aquí. Además, entre junio y octubre hay una gran cantidad de ballenas joroba que migran a las aguas de la costa azuerense para dar la luz.