Este artículo también está disponible en: Inglés

El pasado 3 de enero, Cubitá Tours visitó el pueblo de Macaracas para participar en una Junta de Embarra con un pequeño grupo de turistas. La Junta de Embarra es una costumbre del campo panameño que rescata el valor de la solidaridad en donde familiares, amigos y vecinos se unen a son de la saloma para construir la tradicional Casa de Quincha.

Todos los años, la comunidad de Macaracas organiza una Junta de Embarra en el marco del Encuentro Folclórico del Canajagua, fiesta que se realiza en medio de las Festividades de los Reyes Magos. Esta actividad es una excelente oportunidad para que visitantes nacionales y extranjeros vivan una de las tradiciones más antiguas de la Península de Azuero.

En el camino de Chitré hacia Macaracas, el guía le brinda al grupo información histórica y cultural sobre la actividad de la Junta de Embarra y explica los diferentes pasos necesarios antes de poder empezar con la construcción de la Casa de Quincha. Al llegar al sitio de la Junta de Embarra, el grupo de una vez se une a los lugareños y empieza a pisar el barro que recién se empezó a preparar con tierra y agua. Pronto se echa la paja y los pisadores se amarran en cadenas humanas y entre gritos y salomas se pasean rítmicamente sobre la tierra mojada formando el espeso lodo. Una vez el “cabeza de barro” decide, se empiezan a cortar las “pellas” – los bloques de quincha – usando solamente los pies. Los más experimentados levantan la pella con los pies para que los cargadores la llevan hasta la casa, donde los embarradores colocan la quincha en el enjaule de la futura casa. Antiguamente sólo hombres trabajaban en la construcción de la casa de quincha mientras las mujeres se dedicaban a brindarles agua, chicha de junta y comida a los trabajadores. Sin embargo hoy en día es bonito observar como hombres, mujeres, niños, lugareños y visitantes trabajan mano en mano para construir la casa.

Lamentablemente actividades como la Junta de Embarra que se realiza anualmente en Macaracas son muy escasas y la tradición de la construcción de la Casa de Quincha está en peligro de extinción. El constante cambio en nuestra realidad socioeconómica y el desarrollo tecnológico contribuyen a que muchos de nuestros jóvenes desconozcan las tradiciones de sus ancestros. El turismo – manejado de una forma sostenible – puede ser un nuevo impulso e incentivo para lograr conservar la gran cantidad de manifestaciones folclóricas y las tradiciones que forman parte de nuestra identidad regional e inclusive nacional, como es en este caso con la Junta de Embarra. Cubitá Tours está poniendo su granito de arena para reconocer, apoyar y promover las tradiciones azuerenses. Es importante darle el valor al trabajo que realizan comunidades como Macaracas preservando sus tradiciones y a la vez educar al visitante sobre nuestra cultura típica; la Junta de Embarra es un evento sumamente atractivo para el turista tanto nacional como internacional porque es una forma rápida de construir una vivienda, está rodeada de una serie de manifestaciones folclóricas, impulsa la convivencia entre el visitante y el lugareño y se caracteriza por ser una actividad muy divertida para todos.